Ahí van nuestros aguerridos apicultores que no le temen a la noche ni al barro, audaces y valientes, cuidando de las abejas, sin miedo a las picaduras para obtener el dulce producto que les ofrecemos.

Desde nuestras colmenas en los Pirineos a punto de emprender el viaje de trashumancia a la costa.